Pónganse cómodos

Si eres nueva en este importante asunto de ser madre, probablemente tienes dudas y no sabes cómo enfrentarte a muchas situaciones, lo cual te puede generar inseguridades al inicio.

Te recomendamos que, en las primeras veces, encuentres un lugar relajado, cómodo y tranquilo para iniciar. Este debe ser confortable tanto para el pequeño como para la mamá.

La lactancia es hermosa, pero no está libre de dudas, más cuando se es madre por primera vez. Debes entender que, como todo proceso nuevo, podrá tomar algún tiempo acostumbrarse hasta sentirte cómoda por completo.

Productos recomendados

Ayudan a mantener esta zona de la madre hidratada, previniendo así estrías, resequedad o grietas ocasionadas por el bebé.


Evitan los dolores cervicales y se convierten en un importante apoyo para sostener al bebé.


Ayudan a extraer leche materna y almacenarla cuando no es posible amamantar al bebé de forma directa. Los eléctricos son usados cuando se necesitan grandes cantidades de leche y los manuales son útiles para situaciones esporádicas.


Escoge la tuya de acuerdo a tus necesidades, pues cada modelo tiene sus ventajas de acuerdo a la forma y material. Por ejemplo, hay diseños antireflujo y gases que evitan que el bebé aspire aire en exceso mientras es alimentado.


Útiles para desinfectar las mamaderas luego de cada uso, protegiendo así la salud del bebé.


Ayudan a tranquilizar al bebé cuando está llorando. Es importante tener en cuenta que la edad máxima recomendada para el chupo son los 3 años.


Consejos generales

Estos sencillos trucos van a hacer del momento de lactancia un rato cómodo para madre e hijo.

Se recomienda que la madre se siente de manera recta con un soporte firme para la espalda, sin curvar su cuerpo hacia el bebé. Al contrario, la madre debe llevar al bebé hacia su pecho.

La posición correcta del bebé debe ser con su boca cubriendo la aureola del pecho de la madre, la nariz pegada al pecho y sus ombligos alineados.

Para producir más volumen de leche, es importante que la madre esté muy bien hidratada, a través de leche, jugos y agua.

Si quieres evitar que lloren cada vez que le quitas el pecho, es necesario que el pequeño permanezca despierto durante el momento de la lactancia. Esto evitará que se acostumbre al pezón como un reemplazo del chupete.

El bebé sabe cuándo parar de alimentarse, así que, cuando se sienta satisfecho, él mismo dejará de hacerlo.


Encuentra todo lo que buscas en Falabella.com

Ver todo lactancia materna