Es sin duda, uno de los accesorios más importantes en los espacios compartidos de la casa, por eso a la hora de elegir el sofá perfecto deberás tener en cuenta, además de la comodidad, otros aspectos.

Lo primero a saber, es para qué lo necesitas y en qué lugar lo vas a instalar. Si bien es cierto que, por lo general, los sofás son para la sala, este no es el único espacio en donde pueden ser útiles, también en el estudio o en alguna habitación. Si ya sabes en dónde los quieres, ten en cuenta lo siguiente:

El tamaño

Es imprescindible tener las medidas exactas del sitio que tienes destinado para el sofá. Un error por dos o tres centímetros, puede causar una odisea a la hora de acomodar el nuevo mueble. Debes prever un espacio prudente para estirar las piernas, caminar alrededor del mismo, no tapar la visibilidad de alguna ventana y evitar problemas a la hora de abrir o recoger cortinas, tarea que se debes de manera cómoda.

Para espacios grandes te recomendables los sofás tipo L, o en línea de 3 o 4 puestos (plazas). En sitios más pequeños utiliza juegos de muebles, por ejemplo, uno en línea de dos puestos con sillones de una plaza, o sencillamente consigue uno modular, compuesto por piezas que se puedan mezclar y acomodar como quieras. Existen unidades con o sin brazos o respaldo y otros para esquinas. Con esta opción hacen que el sofá sea tan grande o pequeño como quieras.

La funcionalidad

Al inicio te hablábamos acerca del lugar en dónde se podría ubicar, este punto completa el restante de esa parte, pues no es lo mismo tener un sofá en donde se reciban visitas de forma constante, o que sea, sencillamente, un elemento decorativo. Ahora, si recibes visitas seguidas y te fascinan las reuniones con amigos y familiares, considera sofás que no tengan una marcación para cada persona, así lograrás que los invitados se sienten más juntos y aprovecharás mejor el espacio de los muebles.

Si lo necesitas para ver televisión o descansar después de una rutina diaria, las mejores opciones son los sofás tipo lounge o sofá-camas.

En cuanto a la duración, piensen en su resistencia, por eso escoge bien la base o armazón del sofá en madera o metal, así como la tela.

Si tienes hijos pequeños y mascotas, tapiza con moquetas gruesas que se puedan limpiar fácilmente. Hay en el mercado fibras sintéticas con tratamientos antimanchas que son una buena opción.

ideas_para_decorar

Estilo y color

Esta decisión es muy importante, de ahí que deben escoger entre respetar o romper con los tonos y el estilo que desde un inicio se han seleccionado para decorar el espacio en donde se va a ubicar el sofá.

Si sus alternativas son respetar eso, deben ubicar uno que sea claro y ligero visualmente, que parezca ocupar menos espacio y se pueden poner toques de color utilizando almohadones vistosos y alguna manta que combine con el resto de colores del sitio.

Si quieren que el sofá sea el centro de atención, busquen uno de un estilo diferente al resto de la sala. Deben pensar que algunos pueden ser más cómodos que otros, por lo que es importante que recuerden cuál será la función del sofá.

Tengan en cuenta siempre mezclar la utilidad con el estilo, antes de tomar cualquier decisión referente a los muebles de sus hogares. Con estos tres consejos conseguirán el sofá que se adapte a sus necesidades, así que el último paso es escoger el que más les guste.

Fuente:

http://decoracion.facilisimo.com/blogs/ideas-practicas/deco-tendencias-decorativas-y-de-color-para-el-2015_1238936.html