Image

Cómo prepararlo

El camino puede resultar frustrante al comienzo, pues nadie nace aprendiendo, por eso, debes tener mucha paciencia con el pequeño, teniendo en cuenta que viene acostumbrado a un hábito distinto al que le estás tratando de imponer.

Primero, prepárate con todo lo que requieres: la mica o el entrenador para baño es lo primero que debes adquirir. Segundo, ten a la mano todo lo necesario para limpiar en caso de accidentes, y tercero, llénate de paciencia y motivación para felicitar a tu pequeño cada vez que haga las cosas bien y te pida que necesita ir al baño.

Ten en cuenta que, según expertos, en las ciudades frías el proceso puede resultar un poco más largo que en las ciudades de clima caliente.

Image

La mica y el entrenador para baño

Es importante que los niños empiecen a usar estos elementos que les permiten poner los pies sobre el piso, ya que debido a su pequeña estatura pueden ver como un objeto peligroso el inodoro de la casa; muchos piensan que se van a caer y no tienen la seguridad necesaria para estar ahí.

Algunos de estos productos se pueden adaptar a la estatura de tus pequeños, así que aprovecha esta ventaja en caso que tu bebé se demore más de lo normal en perder el miedo al sanitario.

Consejo 1

Para que se familiarice con el entrenador de baño o la mica, haz que se siente ahí con ropa en las primeras ocasiones. Cuando aprenda a hacerlo y se sienta cómodo, empieza a intentar quitando el pañal.


Consejo 2

Muéstrales cómo su peluche o muñeco favorito utiliza el mismo entrenador de baño para que el niño siga su ejemplo y se motive a hacerlo.

Consejo 3

Cuando estén comenzando a usarlo, cuéntales historias divertidas o mantenlos entretenidos con alguna actividad para que vean esto como algo bueno.