Ventajas de tener alfombras

Brindan luminosidad a los espacios, los hacen ver más amplios y ayudan a resaltar los muebles y otros objetos decorativos.

Reducen los sonidos que se producen sobre superficies ruidosas, como la madera.

Evitan las raspaduras sobre los pisos, ayudando a fijar de mejor manera los muebles del lugar.

Qué material elegir

Cada material tiene un beneficio específico que lo diferencia de los demás. Si los conoces, ya estás a medio camino para que elijas la alfombra indicada.

  • Alfombras de lana: Aunque el cuidado y la limpieza que debes tener con ellas es mayor, te garantizan una vida útil más larga.
  • Seda: Ayudan a iluminar y hacer ver más amplios los espacios reducidos. Perfectas para una sala pequeña o para las habitaciones.
  • Nylon: Debido a su resistencia, se recomiendan para los corredores o lugares muy transitados de la casa.
  • Poliéster: También es un material bastante resistente y tiene como ventaja principal que la limpieza es muy fácil de realizar.
  • Polipropileno: Ideal para ambientes húmedos.
Ver todo

Recomendaciones

Asegúrate de escoger un tamaño que permita cubrir todo el espacio. Que en la sala, al menos quede ubicada por debajo de los muebles, ya que no es muy atractivo ni cómodo que sobre espacio entre un sofá y la alfombra.

Para una decoración perfecta, a la hora de elegir el color, no solo tengas en cuenta la combinación que realizarás con los muebles, sino también con las paredes del espacio donde la pondrás.

Barre y aspira frecuentemente para evitar que se acumule polvo y mugre. Utiliza productos especiales para protegerla de las manchas y evita que su color original se desgaste debido a las constantes exposiciones al sol.